admin




Últimos temas
» Wingardium Leviosa, rol foro (NORMAL)
Dom Mar 10, 2013 10:09 am por Invitado

» Foro RPG Crossover Naruto/Inuyasha {afiliación normal} NUEVO
Lun Feb 11, 2013 1:57 pm por Invitado

» Entre nobles y sedas [Johan O'Donnell]
Dom Feb 10, 2013 4:52 pm por Johan O'Donnell

» De Italia a Inglaterra, un tortuoso camino de confusioes
Dom Feb 10, 2013 10:05 am por Ralph Granchester

» Los primeros pasos [Elizabetha Heissenberg]
Vie Feb 08, 2013 3:10 pm por Administración

» El paso del tiempo es un recuerdo inmiscericorde [Nicholas Lethood]
Miér Feb 06, 2013 10:10 am por Nicholas Lethood

» Foro recién abierto.
Dom Feb 03, 2013 11:38 am por Invitado

» Nuevas Experiencias [Libre]
Sáb Feb 02, 2013 10:42 am por Mylenka Ivanova

» Bar Ingles - Trago Americano
Vie Feb 01, 2013 12:56 am por Graham Wilson



FOROS HERMANOS
AFILIADOS ELITE
AFILIADOS


Licencia Creative Commons
Litterae Renascentes por Lithium J se encuentra bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 3.0 Unported.
Permisos que vayan más allá de lo cubierto por esta licencia pueden encontrarse en http://creativecommons.org.

CASTING PARA EL CARGO DE Rey de los Países Bajos [Matusalen] [APROBADA]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

CASTING PARA EL CARGO DE Rey de los Países Bajos [Matusalen] [APROBADA]

Mensaje por Aethan Soiledis el Vie Nov 23, 2012 11:11 pm



Salon de la Shamballah
Agharta


La sombra de dos figuras se dibujan la escena que simula ser un salón greco-romano, con pilares y arcos en razón áurea son testigos de una charla silenciosa entre dos seres que han sobrevivido las distancias y las adversidades de un pasado tormentoso, para finalmente convertirse en los grandes líderes que son en el presente. Ninguno necesita coronas de laureles sobre sus cabezas, pues los símbolos de grandeza son tan solo una muestra de la falta de carácter de algunos gobernantes, los cuales son incapaces de marcar presencia ante sus súbditos y deben recurrir a aquellas bajezas como son los mantos y los cetros. Por el contrario la pareja allí reunida jamás requirió de aquello, fueron criados para ser hombres de guerra y de paz, él un líder estratega y ella una mujer conciliadora capaz de ver los hilos del destino, incluso de tejerlos con sus propias manos.

La mujer de negros cabellos observa con detención el marmolado muro blanco, donde como si fuese una evocación, se muestra el telar que las moiras tejen con recelo el futuro de los hombres, sin importar su raza u origen, para ellas no hay distinción cuando se trata de cortar los hilos de la vida. En silencio, con una copa de vitae en su mano derecha y el ceño fruncido el varón lee un viejo libro escrito en un idioma milenario y que solo algunos han tenido la fortuna de leer. Se trata de tres libros muy similares en apariencia, pero cuyo contenido es del todo diferente. El primero llamado libro de los Atlantes, el cual se narra la historia de la Atlántida y de Creta, una suerte de novela, pero que no es más que el fiel relato de aquellos años de gloria y majestad. El segundo, Fenestras ad eternum, el que consta en sí de tres historias paralelas, la vida de tres hermanos que de un modo u otro han sorteado las barreras del tiempo y se han mantenido imperecederos en el tiempo. Finalmente el ultimo, y quizá el más importante, llamado Genus Tempus, la historia de una ciudad idílica forjada en las profundidades de la tierra y los secretos de la magia que la protege.

Aquel ultimo, fue escondido por la Astrea Soiledis, una vampiresa iniciada en las artes de la magia en sus años de humanidad. Por su parte el primero está en poder de Valerius, el líder en tiempos de guerra de la idílica ciudad de Agharta. Mientras que el segundo, es simplemente la historia de la familia Soliedis, los tres hermanos sobrevivientes, Alcari, el mayor de ellos, Aethan el del medio y la joven Astrea. Tres vidas paralelas, con algo más en común que los lazos de sangre de su humanidad, los dos menores fueron convertidos en vampiros, mientras que Alcari se interiorizo en las artes de la magia, con la cuales sorteo el paso del tiempo.

Aethan, bebe de su copa en silencio mientras pasa cada página del libro de su familia, prestando especial atención a la historia de su hermano, e único que se mantuviese como humano bajo las artes de magia antigua. El vampiro conocía a grandes rasgos como es que su hermano burlase las barreras de la mortalidad, pero en aquel libro se revelaban detalles del ritual de los quinientos años y los sueños de inmortalidad, aquellos que le permitiesen mantener el paso del tiempo como una leve brisa, que apenas le roza. El mayor de los Soiledis, retraso el envejecimiento de su cuerpo, pero no de si alma, siguiendo antiguos ritos egipcios. Toda alteración al ciclo natural del universo, implica un pago para mantener el equilibrio - ¿Desde hace cuanto lo sabes? - inquirió con voz grave, sabia del pago, pero no cuando ni como se cumpliría, pero en esas líneas escritas con sangre todo estaba claramente tan detallado como en el telar del destino que ahora su hermana le enseña.

- ¿Importa acaso? - fue la respuesta de l a vampiresa antes de acercarse a acariciar la mejilla de su hermano y besar su mejilla - Es tiempo, tu hermano, nuestro hermano, te necesita a su lado.-Se alejo en dirección al telar, con un ademán le mostro los hilos de la vida de él, del estratega militar y pronto monarca. - Es tu tiempo Aethan, y pronto entenderás lo que las parkas han hilado para ti - la mujer tomo de su cuello un pendiente paso por el cuello del varón, se trataba del Crann bethadh, el árbol de la vida que representa las tres dimensiones del cosmos, el eje del mundo - Pronto, completaremos los tres niveles, mi amado Aethan. Ve a los Países Bajos, todo esta dispuestos para cruces la puerta del Jeddah-

Las palabras de su hermano no le tranquilizaron, pero obedeció, debía reunirse con Alcari a la brevedad. Ascendió a las arenas del desierto donde le esperaba una mujer vestida a la usanza árabe, su cuerpo y rostro del todo cubierto, excepto sus ojos, unos que le trajeron recuerdos de un pasado que hasta el presente aun le obsesionan. El recuerdo de una mujer que aun busca en sus innumerables viajes, una fémina que le embriago con su aroma e hipnotizo con su mirada, sonrió ante el recuerdo de ese viaje a etiopia donde el conociese a su mayor obsesión. Pero descartó la idea, pues su mente estaba en otro lugar, en el trono que su hermano ocupa y el futuro de su familia.


Palacio Soiledis
Paises Bajos


El viaje tardó más de lo presupuestado, una tormenta les impidió avanzar al ritmo habitual e incluso les desvió algunas millas, con el tiempo en contra desembarcaron en Italia, el puerto más cercano y desde allí, montado en su corcel emprendió una loca carrera hasta el Palacio. No se anunció, no esperó que los sirvientes le recibiesen o guiasen al salón del trono, no lo necesitaba. Intempestivamente abrió ambas puertas y le vio, sentado en soledad en su trono, con la mirada perdida y el ceño fruncido - Niégalo- bramó con furia al descubrir lo que más temía, aquello que por siglos sospechase y que su hermana hace poco le revelase - Hermano. Niégalo- insistió, pero éste no respondió, el silencio era toda la respuesta que necesitaba.

Alcari solo alzo la vista y asintió, su rostro sombrio demostraba cuan apesumbrado se encontraba con la verdad revelada - El tiempo se acerca. Aethan, el trono será tuyo- afirmo con calma, sin dolor en sus palabras, ni jubilo, solo la voz de quien se ha resignado a los designios del destino y a pagar su cuota por la inmortalidad.

La pasividad de su hermano y el dolor de la perdida llevaron a Aethan a sus límites, sin pensarlo dos veces dio una fuerte brazada que lanzo lejos dos de las estatuas que ornamentan en salón del trono. - Las parkas cobraran con creces, lo sabes- aquello es lo que más odiaba, el destino no fallaba en anunciarse, todo lo ocurrido fuese tejido por las morias desde el inicio de los tiempos y ahora ellos estaban envueltos en sus hilos sin poder evitar la caer en el abismo que por siglos evitasen - Tu fin se acerca… No soy quien para evitarlo hermano, tu fin será un nuevo comienzo, uno que esperaba jamás llegase- [/i] su voz era fría, grave y cargada de dolor, pues lo que vendría sería un mar de sangre derramada en los salones que ahora eran testigos del quiebre de una familia.

- Lo sabes. El destino no perdona que le burlemos- La voz de Aethan resonó en los salones con aun más fuerza que antes - Te arrebatara uno por uno aquello que aprecias, hasta alcanzar el equilibro que has roto. - sentenció crueldad - Tu mujer, una humana ella será la primera cuota a pagar-

- Helena está embarazada- informo el increpado, como si con esas palabras serenase la tormenta, pero en realidad solo es la calma que antecede a un caos aun mayor, y así lo entendió Aethan quien le miro sorprendido, no necesitaba ver el futuro para conocer lo que ocurriría, su hermano dejaría su legado de sangre en la criatura que esta por nacer, luego poco a poco las parkas cobrarían lo que les corresponde.
avatar
Aethan Soiledis
Vástago Aristocracia
Vástago Aristocracia

Fecha de inscripción : 30/09/2012
Mensajes : 10
Puntos : 4

Volver arriba Ir abajo

Re: CASTING PARA EL CARGO DE Rey de los Países Bajos [Matusalen] [APROBADA]

Mensaje por Valentina Hlawatsch el Sáb Nov 24, 2012 12:39 am

BIENVENIDO (A)
AHORA PODRÁS REALIZAR LA HOJA DE PERSONAJE.
ENHORABUENA
avatar
Valentina Hlawatsch
Vástago Aristocracia
Vástago Aristocracia

Fecha de inscripción : 04/09/2012
Mensajes : 77
Puntos : 22
Localización : Imperio Austro-Húngaro

http://litteraerenascentes.foro-activo.com/t95-emperatriz-de-austria-hungria-valentina-hlawatsch

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.