admin




Últimos temas
» Wingardium Leviosa, rol foro (NORMAL)
Dom Mar 10, 2013 10:09 am por Invitado

» Foro RPG Crossover Naruto/Inuyasha {afiliación normal} NUEVO
Lun Feb 11, 2013 1:57 pm por Invitado

» Entre nobles y sedas [Johan O'Donnell]
Dom Feb 10, 2013 4:52 pm por Johan O'Donnell

» De Italia a Inglaterra, un tortuoso camino de confusioes
Dom Feb 10, 2013 10:05 am por Ralph Granchester

» Los primeros pasos [Elizabetha Heissenberg]
Vie Feb 08, 2013 3:10 pm por Administración

» El paso del tiempo es un recuerdo inmiscericorde [Nicholas Lethood]
Miér Feb 06, 2013 10:10 am por Nicholas Lethood

» Foro recién abierto.
Dom Feb 03, 2013 11:38 am por Invitado

» Nuevas Experiencias [Libre]
Sáb Feb 02, 2013 10:42 am por Mylenka Ivanova

» Bar Ingles - Trago Americano
Vie Feb 01, 2013 12:56 am por Graham Wilson



FOROS HERMANOS
AFILIADOS ELITE
AFILIADOS


Licencia Creative Commons
Litterae Renascentes por Lithium J se encuentra bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 3.0 Unported.
Permisos que vayan más allá de lo cubierto por esta licencia pueden encontrarse en http://creativecommons.org.

Cuando la soledad llega entre la marea (Privado)

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Cuando la soledad llega entre la marea (Privado)

Mensaje por Alba White el Sáb Nov 24, 2012 11:17 pm

Londres, Inglaterra; los motivos por los que había tenido que viajar hasta aquel sitió aún me eran desconocidos solo me habían dicho que fuese y que después me dirían para que resultaría ser buena en aquel lugar.
El viaje había resultado ser largo y algo cansando, lo que me hacía añorar con todo el corazón que no me mandasen hacia allá sin algo absolutamente interesante que hacer pero bueno, en cada nuevo viaje yace la oportunidad de encontrar y conocer algo nuevo e interesante, quien sabe quizás el viaje resultara mucho más productivo de lo que yo deseaba que fuese.

Una vez estuvimos oficialmente en Londres pedí que mis cosas fueran llevadas a donde me hospedaría mientras me encontrara allá y que a mi se me dejase cerca de los restaurants y cafés, no deseaba llegar a aquel lugar en donde habitaría tan pronto así que pedí regresaran por mi más tarde una vez que el sol se hubiese ocultado dando paso a la bella noche.

Como lo pedí fue dejada en donde todo lo que yo pedía comenzaba, un lugar con personas que iban y venían de diversos lugares y a diferentes rumbos y destinos. Camine entre ellos mezclandome a mi misma en aquella marea, sumiendome y volviendome una más de aquellas personas sumidas todas en sus propios pensamientos y charlas; a mi alrededor además de las personas se encontraban varios negocios y sitios de diversas indoles, bares, cafés, los restaurants, entre otras cosas.
Justo en ese momento note la soledad, caminaba si y estaba rodeada de personas pero me sentí sola repentinamente, aquello no me pasaba seguido por lo general solo era necesario que hubiese gente a mi alrededor para no sentirme mal sin embargo existían días como aquel, en que solo hablar con alguien me ponía mejor.

Divise entonces una banca solitaria, camine en su dirección y me senté intentando tranquilizarme; no era como si fuera invisible y bueno no conocía a nadie en aquel sitio como cosa extra por lo que todo estaría bien, necesitaba superar esa pequeña crisis de soledad y todo mejoraría. Además aun me faltaba ir a algún restaurant o a un café.
Sonreí para mi misma permaneciendo en la banca desde la cual seguí observando a la gente simplemente pasar.

Alba White
Humano Aristocracia
Humano Aristocracia

Fecha de inscripción : 21/11/2012
Mensajes : 12
Puntos : 2
Localización : En algún lugar donde exista algo interesante

http://litteraerenascentes.foro-activo.com/t158-alba-white#766

Volver arriba Ir abajo

Re: Cuando la soledad llega entre la marea (Privado)

Mensaje por Graham Wilson el Mar Dic 04, 2012 11:01 pm

A millas de distancia podía ver la diferencia entre las clases sociales que se mezclaban en las aceras de Londres, entre colores diversos y múltiples distinciones entre ellos. Todos habían de tener un porque para estar en ésta ciudad y muy pocos de esos rostros lograban tener una respuesta exacta a sus peticiones. El trabajo era lo que más recurría entre los rostros como el mío, la necesidad, la falta de sustento y porque no un lugar en dónde dormir lo bastante caliente para pasar lo que estaba por venir en aquel invierno tan crudo.

Alinee mi ropa sencilla; un saco gris oscuro acabado por el tiempo en el que se veía a simple vista las costuras maltrechas y los botones descoloridos, también el pantalón arrugado por el uso y la poca limpieza proporcionada, algunas manchas del carbón con el que trabajaba durante las noches en la estación de Ferrocarriles. No obstante, lo que impulsaba mi aliento o mis ganas de continuar en la lucha iba más allá del uso común o la necesidad, tenía que encontrar a mis dos preciadas hermanas y por si fuera poco aquello resultaba más costoso de lo que yo podía solventar.

Mis pasos me llevaron a introducirme entre la multitud, los susurros no coincidían con mis pensamientos taciturnos, algunos ojos se perdían entre el destello de joyas brillantes y otros sobre las comidas más deliciosas exhibidas en los restaurantes más lujosos. Pero mis ojos se detuvieron hasta la anatomía de una fémina muy particular, sus ojos despreocupados pero perdidos aclamaron mi atención y por su vestimenta podía juzgar fácilmente su status social. “Alta”, “media” o “baja” que más daba, ambos estábamos en el mismo lugar, en la misma situación tal vez o posiblemente sólo se encontraba perdida entre aquella muchedumbre. No esperé más para acercarme pausadamente y con cuidado hasta ella, ocupé un espacio a su lado pero no despegué la vista de todas esas personas que nos rodeaban, en dónde yo me hallaba su olor era fácil de detectar y describir, el clásico aroma de la sociedad de alcurnia.

Me relamí los labios y alcance a pronunciar la primera frase para romper el hielo entre nosotros y posiblemente atraer su atención – Es un buen día para empezar con el pie derecho ¿No, señorita? – aclaré mi garganta y la cubrí con la bufanda para calentar nuevamente la piel, posiblemente no tendría respuesta alguna o quizá el destino me sorprendería, pero a lo largo de mi corta vida había aprendido a no esperar mucho de otros que no fuera yo mismo.


Graham Wilson
Humano Clase Baja
Humano Clase Baja

Fecha de inscripción : 30/09/2012
Mensajes : 18
Puntos : 5

Volver arriba Ir abajo

Re: Cuando la soledad llega entre la marea (Privado)

Mensaje por Alba White el Vie Dic 07, 2012 7:21 pm

Note como alguien se sentaba a mi lado, pero no me digne a observarle lo suficiente como para examinarle como en lo hubiese hecho de estar yo en otra situación. Pero el hecho de que se hubiese sentado en la misma banca que yo bueno, me reconfortaba ya que al parecer no era la única solitaria por aquellos rumbos al menos pensar eso y concentrarme en otras cosas como lo que tenía que hacer después hicieron que mis sensaciones fueran disminuyendo y lentamente tomara el control dejando de lado la soledad. Comenzaba a disponerme a continuar con mi rumbo y entonces una voz interrumpió mis planes.

Es un buen día para empezar con el pie derecho ¿No, señorita?

Vaya, vaya pero si mi compañero de banca había decidido comenzar a charlar. Fue entonces cuando gire mi rostro para verle; vestía ropas que dejaban mucho que desear pues bueno lucían un tanto desgastadas, sin mencionar que había manchas oscuras prueba tal vez de que había estado trabajando antes de andarse paseando por aquellos lugares. Sonrei para mis adentros, que contraste de personas existía solo entre nosotros dos pero igual y siempre se puede sacar algo interesante de quien sea, así que igual y vería que particularidad que me entretuviese o encontrase lo suficientemente interesante para algún plan que tuviese en mente existiera en aquel hombre. Además el haberme hablado ya era suficiente para mi como para responder, después de todo no quería volverme a sentir sola y él parecía bastante seguro de lo que hacía.

- Si lo es, hoy y todos los días desafortunadamente no siempre lo vemos de esa manera -

Sonreí esta vez no para mis adentros si no para él y luego observe a la gente que caminaba, y una interrogante voló en mi mente no para que yo le diera respuesta o no, si no para seguir la conversación que igual y solo era para romper el hielo entre dos completos desconocidos que de casualidad se habían encontrado en una solitaria banca.

- ¿Cuantas de esas personas tendrán la misma visión que usted? -

Señale a la multitud y le observe esperando.

Alba White
Humano Aristocracia
Humano Aristocracia

Fecha de inscripción : 21/11/2012
Mensajes : 12
Puntos : 2
Localización : En algún lugar donde exista algo interesante

http://litteraerenascentes.foro-activo.com/t158-alba-white#766

Volver arriba Ir abajo

Re: Cuando la soledad llega entre la marea (Privado)

Mensaje por Graham Wilson el Lun Dic 17, 2012 7:44 pm

Era notable la distinción dentro de su voz, no era alta y cruda como la mía o cualquier otra persona de la clase baja en Londres, su piel era como el terciopelo a simple vista y el porte que tenía también le hacia resaltar entre todos aquellos que continuaban buscando con las miradas algo más que respuestas rápidas. Inofensiva, así le contemplé por un plazo de cinco minutos, aunque parecieron más allá de la cuenta; vulnerable ¿Acaso deseaba encontrar algo que no fuera a mi?, posiblemente no resultaba la mejor de las compañías y ella se encontraba frente a mi, estática, expectante.

-Es mejor ver a los días como oportunidades de la vida que no tenemos comprada, o de la salud que a muchos les falta - sonreí con cautela esperando no incomodarle -Tenemos manos y pies para valernos por nosotros mismos, además me parece una señorita muy sana...- añadí a mi comentario introduciendo mis manos a los bolsillos dentro de la gabardina maltrecha y sucia por el carbón -Cuanto más estamos en el mundo a veces pienso que somos afortunados...otros no tienen tanta suerte...-

¿Qué buscaban todos esos que rondaban las calles?, entre los rincones apestosos o llenos de inmundicia, podredumbre ¿Qué buscaban aquellas miradas altaneras, sujetas a vestidos o trajes limpios?. Lo imposible de responder o adivinar, eso era lo curiosos entre el ser humano, tan iguales y tan diferentes por igual. Hechos a semejanza del ¿Dios?, pero empeñados en tratarnos peor que basuras. Quizá ella ni siquiera entendía la dimensión del problema, o tal vez juzgaba a simple vista.

-Pero no sabría responderle señorita, aunque puedo asegurarle que las visiones comparten sólo algunos pensamientos, más nunca serán iguales o similares...puedo hablar por mí, pero jamás lo haré por aquellos a quienes no conozco...- aclaré la garganta sacando una de mis manos del bolsillo para acomodar la bufanda y tomar un poco de calor -Disculpe la intromisión, mi nombre es Graham Wilson, un placer señorita...- saludé inexperto, insolente posiblemente inquietante, existía la posibilidad de que ella evitara mi saludo y se fuese corriendo de mi lado, pero también existía otra en la que respondiese. Muchas veces me llevaba sorpresas impresionantes, en toda la vida recorrida conocí personas que dejaban mucho que desear, otras tantas me daban lecciones de vida que aprendía gracias a sus consejos. La vida claro, resultaba más difícil de lo habitual en una condición pobre y escasa, rematando que, dentro de la ciudad la carencia era algo de lo que muchos gozábamos y pocos jamás habían conocido.

Graham Wilson
Humano Clase Baja
Humano Clase Baja

Fecha de inscripción : 30/09/2012
Mensajes : 18
Puntos : 5

Volver arriba Ir abajo

Re: Cuando la soledad llega entre la marea (Privado)

Mensaje por Alba White el Lun Dic 31, 2012 6:21 pm

Que palabras tan… típicas de la gente de su clase. En muchas ocasiones cuando hablaba con personas así, solía escuchar cosas parecidas de todos ellos pero con diferente discurso claro esta. Por algún motivo creían que teníamos cierta ventaja y obteníamos todo lo que esperábamos… pero nuestra realidad era un poco más complicada que eso.
Cada quien vive su realidad y cada realidad tiene sus complicaciones y sus beneficios.

- Efectivamente, somos afortunados simplemente por estar aquí. Sin importar nada más debemos agradecer esto que se llama vida -

Mire al frente observando a la gente, tan diversa pero junta finalmente aunque solo estuviesen juntos físicamente y cada pensamiento saliera disparado en distintas direcciones.
Me mire después y sonreí, sabía que algunas personas teníamos ideas similares pero que era imposible saberlo con solo mirarlas así, y a pesar de tener algunas ideas en común otras cosas podían variar.

- Cierto, es imposible saber lo que piensan los demás. Disculpeme si he preguntado algo extraño, pero me dio curiosidad momentánea y hable antes de darme cuenta.-

Escuche el nombre salir de sus labios. Graham Wilson, ¿Qué clase de persona era aquel hombre?, ¿Qué secretos ocultaba su nombre?, ¿Qué conocimientos?, ¿Qué clase de… beneficios podía traerme él o yo a su persona?. Esa clase de cosas siempre pasaban por mi mente cuando me encontraba con alguien nuevo y escuchaba por primera vez su nombre.
Pero aquellas preguntas eran en vano, pues todo aquello no se sabe hasta que se trate a la persona el tiempo suficiente. La única pregunta valida en momentos como aquel era… Graham Wilson… ¿Vales mi tiempo?…
Sonreí.

- Me llamó Alba White y el placer es todo mió - guarde silencio unos instantes y luego hable de nuevo - ¿Y qué te a traído a estas frías y un tanto aglomeradas calles Graham?… si puedo llamarte por tu nombre ¿Verdad? es que hay gente que da su nombre pero aún así prefiere que no se le llame así.

Preguntando los motivos de alguien a quien acababa de conocer, aquello era tan típico de mí. Bueno vería si mi pregunta tenía respuesta o una simple evasiva, lo cual era más probable considerando mi forma de preguntar tan repentina.

Alba White
Humano Aristocracia
Humano Aristocracia

Fecha de inscripción : 21/11/2012
Mensajes : 12
Puntos : 2
Localización : En algún lugar donde exista algo interesante

http://litteraerenascentes.foro-activo.com/t158-alba-white#766

Volver arriba Ir abajo

Re: Cuando la soledad llega entre la marea (Privado)

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.