admin




Últimos temas
» Wingardium Leviosa, rol foro (NORMAL)
Dom Mar 10, 2013 10:09 am por Invitado

» Foro RPG Crossover Naruto/Inuyasha {afiliación normal} NUEVO
Lun Feb 11, 2013 1:57 pm por Invitado

» Entre nobles y sedas [Johan O'Donnell]
Dom Feb 10, 2013 4:52 pm por Johan O'Donnell

» De Italia a Inglaterra, un tortuoso camino de confusioes
Dom Feb 10, 2013 10:05 am por Ralph Granchester

» Los primeros pasos [Elizabetha Heissenberg]
Vie Feb 08, 2013 3:10 pm por Administración

» El paso del tiempo es un recuerdo inmiscericorde [Nicholas Lethood]
Miér Feb 06, 2013 10:10 am por Nicholas Lethood

» Foro recién abierto.
Dom Feb 03, 2013 11:38 am por Invitado

» Nuevas Experiencias [Libre]
Sáb Feb 02, 2013 10:42 am por Mylenka Ivanova

» Bar Ingles - Trago Americano
Vie Feb 01, 2013 12:56 am por Graham Wilson



FOROS HERMANOS
AFILIADOS ELITE
AFILIADOS


Licencia Creative Commons
Litterae Renascentes por Lithium J se encuentra bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 3.0 Unported.
Permisos que vayan más allá de lo cubierto por esta licencia pueden encontrarse en http://creativecommons.org.

Nunca te advirtieron sobre lo que habita en el bosque, ¿o sí? [Odette Sajonia-Coburg]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Nunca te advirtieron sobre lo que habita en el bosque, ¿o sí? [Odette Sajonia-Coburg]

Mensaje por Declan Foster el Lun Dic 31, 2012 3:34 am

Jaló el gatillo. El disparo fue preciso, limpio, como trazo sobre lienzo. Casi al instante, el ave presa, que ya soñaba con alzar el vuelo, cayó muerta. Declan, con el arma firme contra su pecho, entre sus manos, y el ojo izquierdo atento a través del orificio que agudizaba la puntería, sonrió.

Sintió un hormigueo en la yema de sus dedos y un estremecimiento de excitación le recorrió todo el cuerpo. La muerte le excitaba. Lo previo, el durante y lo posterior, la muerte, descargaba sobre él una furiosa adrenalina, como una poderosa droga a la que quizás se había vuelto adicto.

¡Boom! Otra más. Boom, boom. Aves cayendo, pesadas, sobre tierra amortiguada por hojas marchitas. Ensimismado en la cacería, rememoraba imágenes de antiguas batallas, que antes levantó en nombre de Dios, y el corazón se le encendía en viva combustión. ¡El fuego de la guerra! La muerte, la nube o velo negruzco que se ceñía sobre los combatientes, devorándolo todo, sumiéndolo en ausencia.

Los sonidos del bosque, que antes podían describirse como escándalo, se habían convertido en un murmullo. A cada disparo, los animales más cautos, de instintos más vivos, huían despavoridos, y en el bosque de robles altos y ligera bruma, sólo restó el silencio. Declan se fascinaba con la forma en la que, tras un ensordecedor estruendo, el del disparo, sólo seguía el silencio. La muerte, sin duda, no sería más que eso: silencio.

Algo interrumpió, sin embargo, el oficio del Foster. Un sonido rompió el silencio. Con el entrecejo fruncido y el arma aún dispuesta al próximo disparo, giró en distintas direcciones, cazador implacable. ¿¡Quién había sido, maldición!? ¿Quién interrumpió el silencio? Los pasos que escuchaba, estaba seguro, no pertenecían al animal; eran más ligeros, como deslizándose sobre el suelo, casi sin tocarlo, aunque tampoco podía afirmar pertenecían al hombre.

Se sintió ciego. En una vista panorámica de los arbustos próximos, no encontraba nada. No obstante, los pasos continuaban. El sonido persistía. Cerró los ojos y relajó el entrecejo, y agudizó el oído.

- Uno… Dos… - murmuraba.

Con agilidad, se giró nuevamente a su izquierda, alargó el brazo, despegando el arma del pecho, y apuntó con el cañón hacia un arbusto.

- Tres – finalizó con una sonrisa -. Querría ver el rostro de mi cazador, siempre que me permita un último deseo.

Las pupilas de Declan relampagueaban. La sonrisa, amplia, llevaba cierta picardía. Mantuvo el arma firme en dirección al arbusto. ¿Quién estaba allí?

Silencio.

Declan Foster
Humano Gentry
Humano Gentry

Fecha de inscripción : 28/12/2012
Mensajes : 9
Puntos : 2
Localización : Londres

Volver arriba Ir abajo

Re: Nunca te advirtieron sobre lo que habita en el bosque, ¿o sí? [Odette Sajonia-Coburg]

Mensaje por Odette Sajonia-Coburg el Lun Dic 31, 2012 8:58 am

Debilidad. Una palabra tan fácil de pronunciar y complicada de sentir. El caballo avanza con rapidez inusitada por los desolados vergeles a las afueras de Londres inundando los pulmones de la jinete de aromas propios de la naturaleza que relajan su mente tras una noche donde la magia y el sacrificio fueron los protagonistas. El avance es constante, las patas se hunden sobre el suelo lleno de hojas amarillentas y cafés producto de la estación en la que se encuentran, un leve recordatorio de los ciclos de la vida y sobre todo, de lo frágil que ésta es.

Y para remarcar dicho pensamiento, un disparo la saca de sus cavilaciones obligándola a sostenerse correctamente cuando el caballo se cabrea relinchando con vehemencia. Logra calmarlo a base de esfuerzo y de unas cuantas palabras y caricias sobre la cabeza, pero otro disparo la obliga a hacer una mueca. Desmonta y amarra al corcel de un tronco fuerte para ir a investigar. Es el coto de caza de su hermano, quien esté inmerso en esa actividad se llevará una mala sorpresa si los centinelas lo encuentran. Aunque a últimas fechas se han encontrado algunos restos humanos por la zona.

No debe ser tan insensata de ir sola a buscar el origen de los disparos y el motivo de éstos. Debería esperar a los guardias que de seguro ya están sobre la pista, alertados por el resto de los disparos. Y sin embargo, sus pies se deslizan con rapidez por el área cercana a las detonaciones. Nunca ha logrado detener su curiosidad y es ésta la que le provoca semejante atrevimiento. Se levanta las faldas agradeciendo traer justo aquéllas vestimentas propias de una dama de clase baja porque si es uno de los padres de familia de quien ha sabido caza para llevar comida a su hogar, no se sentirá alertado por su presencia.

Aunque si es un asesino.

Al menos tiene su magia para protegerse. Continúa acercándose con sigilo, sus pies procuran tocar las partes con menos hojarasca, aprovechando por igual que el viento está a su favor y no llevará su olor hacia donde el sujeto. Si es un sobrenatural debe tener mayores precauciones, nunca se sabe de qué humor se encuentran. Más si es un garou. Por si las dudas, comprueba que traiga en el bolso echado a la espalda la pistola de balas de plata. Ni la más poderosa magia puede destruir a un ser así. Podrá contenerlo, pero nunca matarlo.

Sus pasos se detienen un instante tras un grueso roble que la cubre por completo de las miradas ajenas. Con cuidado, asoma un poco la cabeza para ver más adelante observando una figura a lo lejos. No tiene que ser una maga para notar cómo el rifle cambia de posición y apunta hacia su dirección. ¡Maldición! Se lame los labios ocultándose por completo tras el tronco y piensa qué hacer. Las palabras del hombre la hacen titubear. De acuerdo, está descubierta, pero eso no significa que deba salir descubriéndose.

Un mohín de los labios y parpadea concentrándose unos instantes sacando con rapidez la pistola y manteniéndola entre sus manos. No le tiene confianza al sujeto, así que jugará su mejor carta. - ¿Cazador? Mucho me temo que no es así, caballero - sale a la vista del hombre con las manos en la espalda, arma preparada para utilizar y un hechizo como segunda alternativa en caso de que él se porte agresivo.

- El cazador es usted y en una zona vedada. Ésta es la reserva el Rey de Inglaterra y quien utiliza sus armas para matar cualquier tipo de animal sea terrestre o volador, cometerá una infracción y su castigo puede ser incluso la condena a muerte - sus pasos son relajados, pero no se acerca más de treinta metros y en una zona que conoce perfecto. En caso de que pierda el control de la situación, el suelo es perfecto para deslizarse a cualquier lado y tener la oportunidad de defenderse.

Odette Sajonia-Coburg
Mago Aristocracia
Mago Aristocracia

Fecha de inscripción : 30/09/2012
Mensajes : 14
Puntos : 5

Volver arriba Ir abajo

Re: Nunca te advirtieron sobre lo que habita en el bosque, ¿o sí? [Odette Sajonia-Coburg]

Mensaje por Declan Foster el Miér Ene 02, 2013 2:44 am

Declan mantuvo la vista fija sobre el roble, el escondite del espía, y aún cuando la mujer se reveló a sus ojos, permaneció inmóvil. Los ojos penetrantes, de avellana tostada, se ceñían sobre el frágil cuerpo, detallando sus curvas, su entera composición. Por un segundo, la imagen de aquella mujer reapareció en su mente como cadáver, con los miembros desperdigados en un suelo teñido por la sangre. Rió quedo ante su propia brutalidad. La bestia en su interior rugía.

Luego de un par de segundos tensos, relajó la postura, los labios aún en curva de sonrisa y alzó sus brazos, dejando caer el arma en un golpe seco contra el suelo.

- ¿Merecerá un hombre la condena del Rey por tener sus propios hábitos? - preguntó en voz alta, elocuente y sagaz. Sus ojos brillaban.

Olía el peligro. Sabía, de la mano del instinto animal más básico, la amenaza que escondía la doncella, que desde luego reconoció hermosa. El disfraz del lobo. Más allá de la lana, del magnetismo de la rosa impoluta, descubría las espinas, los dientes del depredador; tal y como él. Aquello le supuso un arrebato de placer, de excitación, de nueva adrenalina que disimuló, sin embargo, con su cuerpo siempre rígido.

Clavó la rodilla en el suelo, amortiguado por las hojas, y bajó la cabeza. En su rostro, ahora ensombrecido, permanecía la sonrisa.

- Tome mi vida en ofrenda, mujer, si con ello saldo la deuda que resulta de mi ofensa al Rey - dijo con voz grave, severo. La sonrisa desaparecía y de pronto no fue más que un hombre que asume las consecuencias de sus actos -. No es usted cazadora, que ya lo ha dicho, pero quizás aún abale a mi último deseo, y éste no es otro sino la intriga de saber su nombre; el de mi verdugo.

La cabeza la mantuvo gacha, pero entre sus cejas tupidas asomó su mirada. Los ojos parecían cubiertos por una espesa bruma, un vapor de un fuego que ardía a cada momento. Resultaba difícil discernir sus intenciones: por un lado, parecía afrontar la condena con dignidad; por el otro, se diría que la deseaba con fervor. Deseaba la muerte cerca suyo.

Un silencio se instauró entre los dos. Lo que para otros oídos no hubiera sido sino música, para Declan, los sonidos del bosque, que poco a poco retomaban volumen, como si el temor de la amenaza previa ya se apaciguara, le taladraron los oídos. Aunque su rostro jamás fue reflejo de su mundo interior, sintió una ola de desprecio crecer en su pecho: la mujer había interrumpido el silencio.

Finalmente, cerró los ojos. Censuró el ardor de sus pupilas tras párpados gruesos. Testigos dirían esperaba el merecido castigo. Quien lo conociera, no diría nada, mucho menos esperaría una reacción específica.

¡Vamos, dispara!, pensó, y un escalofrío alcanzó su espalda, junto con la excitación.

Declan Foster
Humano Gentry
Humano Gentry

Fecha de inscripción : 28/12/2012
Mensajes : 9
Puntos : 2
Localización : Londres

Volver arriba Ir abajo

Re: Nunca te advirtieron sobre lo que habita en el bosque, ¿o sí? [Odette Sajonia-Coburg]

Mensaje por Odette Sajonia-Coburg el Mar Ene 08, 2013 10:13 pm

Si bien su intención al descubrirse era mantener bajo control la situación, un leve vistazo al hombre frente a ella la hace consciente de que sus posibilidades al respecto pueden ser pocas. Tiene toda la actitud de un varón acostumbrado a hacer lo que quiere, mucho más que su hermano William que se sabe dueño de todo por su real condición, el que está hablando con Odette resulta ser mucho más amenazante.

Quizá su pose con las piernas levemente separadas, quizá sus facciones con esa mandíbula tan fuerte y la mirada tan penetrante, pero hay algo en él que hace a la maga preocuparse e incomodarse. Aprieta con mayor fuerza la pistola porque quizá sus pensamientos sobre que él es un sobrenatural no estén tan desencaminados. La queda sonrisa no pasa desapercibida a la maga quien levanta la barbilla queriendo imponer también su propio porte.

No utiliza el de la Corte, no es necesario y tampoco prudente en un lugar como éste, pero sí aquél que sus tutores le enseñaran. Manteniendo erguida la espalda, sin demostrar una debilidad ni siquiera agachando unos centímetros la cabeza, los ojos fijos en su interlocutor. Manos aún atrás, pero sabe que inconscientemente él está midiéndola, analizándola. Y se pregunta cuál será el resultado. A pesar de ello no cede un instante, sus ojos vuelven a pasear contra el cuerpo masculino, anotando los músculos que se aprecian bajo las ropas.

Debe tener mucho cuidado. El movimiento del hombre la pone por completo en tensión y aunque ve cómo se desprende del arma, no le da eso ninguna tranquilidad. Ese tipo de constitución física es propia de un hombre acostumbrado a la violencia o bien, a la actividad física. Ella no tiene más entrenamiento que el mágico.

No sabe usar una espada, ni siquiera un cuchillo y aún a pesar de ello, se mantiene quieta en su lugar. Intenta descubrir qué clase de hombre tiene ante ella, pero no lo logra. ¿Debería frustrarla? No. Todo tiene su por qué. Y ahora mismo su duda recae en por qué tiene tanta desconfianza sobre él. Y ni siquiera la posición que adopta, una de sumisión, es suficiente para que Odette se relaje. Conoce demasiado bien los corazones de las personas, pero este hombre se escapa de ese entendimiento.

Hay algo turbio y algo que la intriga. Algo que le pone los vellos de punta y no logra dilucidar el qué. ¡Basta! Se concentra en él y se sorprende al escucharle. Por un instante le mira azorada, pero luego sacude un poco la cabeza - Creo que se ha equivocado, no soy un verdugo. Y no está en mi deseo hacerle daño, eso le corresponde al Rey. Le sugiero recoger sus cosas, sus armas y sobre todo, sus presas para ir a su casa - sostiene bien la pistola ladeando la cabeza y esperando ver la respuesta de este hombre tan raro. ¿Matarlo? ¿De verdad piensa que es tan desequilibrada?

Odette Sajonia-Coburg
Mago Aristocracia
Mago Aristocracia

Fecha de inscripción : 30/09/2012
Mensajes : 14
Puntos : 5

Volver arriba Ir abajo

Re: Nunca te advirtieron sobre lo que habita en el bosque, ¿o sí? [Odette Sajonia-Coburg]

Mensaje por Declan Foster el Sáb Ene 12, 2013 8:01 am

Se distrajo por segundos, inmerso en la fantasía que recreaba en su mente. La mujer apuntándole, encajando la bala entre sus cejas, ¡el silencio eterno! Cuando escuchó su respuesta, lejos como la deseaba pero tan digna como la esperaba, volvió a mirarla con ojos adormecidos. Un esbozo de sonrisa apareció de nuevo en sus labios.

Sus presas. ¿Cómo le explicaría que comenzaba a descubrir una nueva presa frente suyo? Se incorporó e inclinó la cabeza, respetuoso.

- Así lo haré, milady - dijo, de pronto sumiso. Recogió el arma del suelo y la sostuvo a un costado, resuelto -. Veo que no conoceré su nombre este día. Lo comprendo.

Dándose media vuelta, recorrió las cercanías con lentitud. A cada ave muerta que encontraba, la tomaba por el cuello con sus manos desnudas, con una crudeza sutil. No pasó mucho tiempo antes de que sus manos se mancharan de la sangre animal; parecía no incomodarlo, siquiera percibirlo.

- No puedo evitar preguntarme, sin ánimos, claro, de entrometerme en sus asuntos, qué la atrajo al bosque en un día tan frío y nublado - inquirió, aún dedicado a su tarea. Los cuerpos de las aves en su mano tendían como un racimo de flores marchitas, sangrientas -. ¿Eh? ¿Puedo saberlo? Es usted muy silenciosa.

Me gusta, reprimió.

Se acercó a un riachuelo que fluía a pocos metros, dejó los cadáveres a sus orillas, sabiendo los recogería después, según comandaba la mujer, y se inclinó al agua, lavando las manos. Volvían a estar limpias, sin mácula. El agua limpia al espíritu, alguna vez escuchó decir, y sonreía para sí con ironía, recordándolo.

- ¡Ya está! - anunció, sonriendo de oreja a oreja -. ¿Qué sucede? Sigo notándola muy tensa.

Con lentitud, con pasos que crujían sobre las hojas marchitas del suelo, se acercó a la rubia. Cuando se enfrentó a su mirada, le devolvió una penetrante, de ojos punzantes y ardientes. Se detuvo a una proximidad que danzaba entre el límite de lo prudente con lo invasivo.

- ¿Hay algo que le moleste? - le susurró, voz ronca, íntimo -. Puede confiar en mí.

La bestia interior se escondía entre arbustos de una noche fría. Miraba, a través de las hojas que construían el escondite, la presa incauta, desprevenida. El instinto dictaba el salto y el homicidio; Declan se exigía premeditación.

Declan Foster
Humano Gentry
Humano Gentry

Fecha de inscripción : 28/12/2012
Mensajes : 9
Puntos : 2
Localización : Londres

Volver arriba Ir abajo

Re: Nunca te advirtieron sobre lo que habita en el bosque, ¿o sí? [Odette Sajonia-Coburg]

Mensaje por Odette Sajonia-Coburg el Mar Ene 22, 2013 9:14 pm

Con el paso del tiempo Odette está acostumbrada a juzgar a las personas y al poco reconocer a los que pueden hacerle demasiado mal. Algo en la actitud sumisa de él no le agrada, eso quedó claro desde hace unos minutos. ¿Qué hacer, qué hacer? No está en sus opciones el decirle "Soy Odette Sajonia-Coburg y Gotha y soy la Princesa de Inglaterra".

No, mala idea. Aunque eso no borra la sonrisa de sus labios. El verlo caminar dándole la espalda es un truco que le intriga. ¿Tan rápido confía en ella o bien, es tan confiado en sus habilidades que la subestima. Aunque está en lo correcto, tiene que reconocer. Es pésima en la pelea cuerpo a cuerpo, pero si le permitieran utilizar su magia...

Observa las aves que va tomando una a una, pero sus ojos se fijan en los lugares en los que las balas perforaron sus cuerpos. Ninguno fue al azar, todos directos, blancos perfectos. Parpadea y las uñas de los dedos pulgar, medio y anular recorren su labio inferior de derecha a izquierda, como cuando tiene entre las manos algo que no sabe controlar. Él podría ser su respuesta a lo que necesita: un mentor que le enseñe a defenderse. Aunque ¿Confiaría en un extraño?

Camina tras él con la mente aún inmersa en sus pensamientos, sus uñas aún con el mismo mohín de espaldas al varón. Suelta el aire ruidosamente para resignarse. Sonríe negando con la cabeza divertida ante su expresión de la limpieza de sus manos, como si fuera un crío cuya madre le ha ordenado lavarse antes de comer su postre favorito. Ni siquiera su presencia acercándose a ella le borra de la mente su intención y le parece mejor expresarla en palabras:

- Su técnica con el arma es buena, los tiros certeros, yo no puedo hacer eso y me frustra - es raro reconocer que algo la pone de malas, mucho peor que falla en algo - cabalgaba en pos de otro lugar cuando oí los disparos. Han habido decesos en este bosque por lo que decidí investigar - observa su rostro, esos ojos que le devuelven la mirada sin temores.

Desprovisto de todo tabú. Pocos son los que le mantienen la mirada, aunque le causa curiosidad saber si se comportaría igual de saber quién es ella en realidad. ¿Sería capaz de soltarle una verdad tan brutal? ¿Se echaría atrás o quizá la encararía como alguna vez Vincent hiciera? Es tan tentador investigarlo. - Mi nombre lo daré cuando usted me otorgue el suyo. Una cosa por otra ¿Le parece bien?

Odette Sajonia-Coburg
Mago Aristocracia
Mago Aristocracia

Fecha de inscripción : 30/09/2012
Mensajes : 14
Puntos : 5

Volver arriba Ir abajo

Re: Nunca te advirtieron sobre lo que habita en el bosque, ¿o sí? [Odette Sajonia-Coburg]

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.