admin




Últimos temas
» Wingardium Leviosa, rol foro (NORMAL)
Dom Mar 10, 2013 10:09 am por Invitado

» Foro RPG Crossover Naruto/Inuyasha {afiliación normal} NUEVO
Lun Feb 11, 2013 1:57 pm por Invitado

» Entre nobles y sedas [Johan O'Donnell]
Dom Feb 10, 2013 4:52 pm por Johan O'Donnell

» De Italia a Inglaterra, un tortuoso camino de confusioes
Dom Feb 10, 2013 10:05 am por Ralph Granchester

» Los primeros pasos [Elizabetha Heissenberg]
Vie Feb 08, 2013 3:10 pm por Administración

» El paso del tiempo es un recuerdo inmiscericorde [Nicholas Lethood]
Miér Feb 06, 2013 10:10 am por Nicholas Lethood

» Foro recién abierto.
Dom Feb 03, 2013 11:38 am por Invitado

» Nuevas Experiencias [Libre]
Sáb Feb 02, 2013 10:42 am por Mylenka Ivanova

» Bar Ingles - Trago Americano
Vie Feb 01, 2013 12:56 am por Graham Wilson



FOROS HERMANOS
AFILIADOS ELITE
AFILIADOS


Licencia Creative Commons
Litterae Renascentes por Lithium J se encuentra bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 3.0 Unported.
Permisos que vayan más allá de lo cubierto por esta licencia pueden encontrarse en http://creativecommons.org.

Daimon Devoire [Matusalén de Alejandría] [APROBADO]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Daimon Devoire [Matusalén de Alejandría] [APROBADO]

Mensaje por Litterae Renascentes el Vie Sep 28, 2012 12:19 am





Matusalén de Alejandría
Daimon Devoire



Pb o Avatar: Michael Fassbender




Personalidad

El señor de la Guerra de Agharta. Como tal, no tiene piedad sobre sus enemigos, tiene una mente analítica capaz de encontrar los puntos débiles de todos aquéllos que se han atrevido a posar su mirada en su ciudad con fines bélicos. Detiene el puño antes siquiera de que la persona piense en usarlo. Duro, implacable, con una justicia propia de la Lex Talionis. Las pocas amistades a su alrededor son una viva imagen de quién es y en qué personas confía. Nadie puede detenerle una vez vislumbra su objetivo. Hace lo imposible por obtener la victoria, así sea sacrificarse a sí mismo sin la menor duda ni titubeo.

Aún así, su equilibrio se encuentra en una figura de cabellos negros y ojos violáceos: su cónyuge. Aquélla con quien gobernara una mítica ciudad llamada Atlántida y por quien construyera posteriormente la idílica Agharta. Es ella quien le da la paciencia para escuchar a los que jamás permitiría tener frente a sí. Es la que le calma en los momentos más agresivos y quien le hace vislumbrar nuevas vertientes y estrategias para no sacrificar tanto. Más sin embargo, la ha perdido. Ésta ha desaparecido desde hace tres años y eso ha trastocado su mundo de nuevo.

Los Minoicos e integrantes de la Sociedad de Agharta ven en su talante las señales de una locura que puede ser el final de la ciudad. Preocupados, han tenido la delicadeza de no hacerle ver esta situación, aunque están actuando por su propia cuenta. En el instante en que Daimon lo note ¿Qué es lo que sucederá?

Resto de la personalidad, Historia: A la libre elección del user.



LITTERAE ♦ RENASCENTES - RAZAS

Recuerda: Para tomar este Personaje Cannon, deberás realizar una audición de roleo.

Designed by Vox ♦




Última edición por Dante Holstein-Gottorp el Dom Sep 30, 2012 10:29 pm, editado 1 vez

Litterae Renascentes
Administrador
Administrador

Fecha de inscripción : 04/09/2012
Mensajes : 284
Puntos : 89

Volver arriba Ir abajo

Re: Daimon Devoire [Matusalén de Alejandría] [APROBADO]

Mensaje por Daimon Devoire el Dom Sep 30, 2012 10:18 pm

Puerto de Londres
Inglaterra


Inglaterra, un reino lejano, cuya principal ciudad se cubre entre la niebla, desde hace ya algún tiempo se perfila como el centro de la actividad política y social de Europa y el mundo, todo ocurre allí por ser cuna de la actividad intelectual desde la época de las grandes revoluciones. Movimientos que fueron seguidos de cerca por los sabios aghartianos, hijos de una sociedad oculta, herederos de ese saber que se desarrollaba desde hace milenios. Una sociedad aún más avanzada que la parisiense, o cualquiera de las europeas, pero que a pesar de desarrollarse alejada jamás perdió el contacto con el mundo, por el contrario para los sabios aghartianos aquella era una sociedad digna de observar.

Así en su tiempo, guiados por Shamballah y en la actualidad por su cuenta, gitanos, druidas y humanos, suben al mundo de los terráneos o como Sanat Kumara les llama, mundanos, para aprender de los errores que ellos como civilización inferior cometen. Para Shamballah, el peor error de ellos, en especial de los humanos es la soberbia, pero Sanat Kumara ellos pecan de ambiciosos, sus ansias de poder y el temor a lo desconocido es lo que los hace vulnerables y prepotentes.

Para Daimon y Taris, Sanat Kumara y Shamballah, no es pecado ansiar conocimiento, ansiar territorios, siempre y cuando aquello no afecte a otros. Aquélla durante milenios ha sido su actitud, desde que fundaron aquella ciudad se han mantenido ajenos a los conflictos de los mundanos, a las luchas de poder, al punto de preferir vivir en silencio, en su idílica ciudad. En contadas ocasiones los lideres dejan la ciudad, pues es en los hiperboréanos y en sus minoicos, en quienes recae la compleja labor de estudiar a los terráneos, así como advertir a la ciudad cuando ésta corre peligro. Ese es uno de los principales motivos que lleva a los líderes a dejar el mundo subterráneo. La primera es de incursión y era encabezada por Taris, líder en tiempos de paz, ella se encargaba de recoger conocimiento; la segunda y sin duda la que aghartianos mueve, es la seguridad de la ciudad, labor que recae en Daimon, líder en tiempos de guerra.

Eso era hace algunos años atrás, antes que un nefasto error significase la desaparición de la vampiresa, la líder del imperio, pues luego de eso y aún cuando en su eternidad, Daimon, se esforzaba por cubrir lo mejor posible ambos liderazgos, constantemente dejaba las labores burocráticas a los minoicos que aconsejaban a su desaparecida esposa. El dicho “detrás de un gran hombre, siempre hay una gran mujer”, se aplica a la perfección para esta pareja de vampiros, pues el gran líder cambió tras aquello, aunque sólo los más cercanos lo notaron. Pero si ya un líder menos es una gran pérdida, que el otro líder, el estratega, perdiese el norte en su luto, desencadenaría una crisis.

Tres años tardó en ocurrir, pero en tres años se perdieron preciadas vidas, minoicos e hiperboréanos diezmados, soportando la presión de un secreto que les costó la vida a los más leales, aquéllos que murieron guardando silencio. Su enemigo cobró una fuerza inesperada, expandiéndose por Europa, cazando a diestra y siniestra, dando muerte, arrastrando fuerzas hacia sí, consolidándose en una institución para nada oculta, por el contrario reconocible, con grandes aliados. Sí, el monstruo de la Inquisición, se volvió el peor fantasma de los Aghartianos, los cinco frentes eran la barrera a la cual aún no lograban llegar, pero si lo hacían, la Utopía que Taris y Daimon soñaron se derrumbaría.

Ese fue el gran temor que sacó al Sanat Kumara de su infructífera búsqueda de Taris y le hizo reaccionar cuando de la noche a la mañana el Jeque de jeques se presento ante él, informándole que por poco son atrapados por la Inquisición. Cuando la Hiperboréana Eirin le anunció del asesinato de sus padres, e incluso el Vitrol Jared le notificó que su gemelo murió cumpliendo labores de espionaje. Grandes aghartianos muertos o en peligro, supo en ese instante que debía proteger el legado de su consorte, presentarse en el centro del conflicto, unir las fuerzas y enfrentarse a aquel monstruo llamado Borgia, y que se hacía llamar santo.

Una noche de silencio, de absoluta meditación fue suficiente para que todo estuviese a su disposición, transcurrida menos de una semana desde que se reuniese con dos de sus minoicos portadores de lapidarias noticias. La decisión fue tomada sin dar cabida a cavilaciones, ipso facto dio órdenes de que contactasen a la única persona en París que podría disponer de lo necesario con sólo tronar los dedos. Una mujer que es todo lo opuesto a lo que se espera de su género, una dama que toma las riendas con tal destreza que nadie jamás ha sospechado de ella, tal es la confianza que el estratega tiene en aquella mujer, que no esperó confirmación antes de embarcarse, le bastó con enviar un mensaje simple, nuestro mensajero el espíritu errante de sus padres, el médium, uno de los más destacados brujos de Agharta.

Tal como era de esperar, apenas el barco encalló en el puerto, ella ya estaba allí con porte elegante y dominante, aún cuando nadie estaba allí para observarla, como dueña que era de aquella escena. Una sonrisa de medio lado se dibujó en los labios masculinos al verla, cual orgulloso padre de ver a su retoño y aunque ella no era su hija, la vio crecer en la ciudad subterránea. Al verla allí cualquier duda sobre si era la indicada se disipa, un acierto resultó incluirla en la línea sucesoria de su raza, como un líder.

- Madame, un placer verla finalmente- saluda mientras toma la enguantada mano y deposita un fraternal beso en esta - Será un honor interpretar para tan ilustre público- responde siguiendo la pantomimia que ella ya ha planeado para justificar la presencia del vampiro - Pero los negocios, serán conversados con una copa de vino y bajo la calidez del fuego- acepta la indicación de abordar el carruaje, ofrece su brazo derecho a dama y ambos se encaminan en silencio hasta aquél que será su transporte.



Residencia MacGreine
Sureste de Inglaterra


Todo el tiempo que ella guardó silencio, sirvió al Sanat Kumara para interiorizarse en los racionales pensamientos de la mujer que se convirtió en su más preciado Hiperboréano. Pocos se desenvuelven como ella entre dos mundos, pero aquello que ve en su mente le preocupa, la mujer ha descuidado su vida por la causa, casi con el mismo ahínco que lo hiciesen en su tiempo Taris y Valerius y aunque tener un ideal no tiene nada de malo, si ha de ser dañino cuando se deja de vivir por él. Daimon percibe que su anfitriona poco a poco ha dejado de ser la mujer, para ser la Hiperboréana y aquello le preocupa, pues tarde o temprano la cuerda se tensará tanto que ella se perderá a sí misma, pero ¿Cómo un hombre de guerra ha de ser el consejero que nunca supo ser? El estratega siempre dejó aquellas labores en manos de su desaparecida esposa, aunque ahora que ella no está, el hombre ha de cumplir con ambas funciones, mantener la paz y llevar la guerra.

-- Mi Taris ha de enorgullecerse de ti - fue lo único que atinó a decir y aunque esas palabras sean pocas en relación a lo que ella necesita, el hombre sabe que el reconocimiento de los logros es aún más gratificante que un descanso.

En efecto, todo lo que el líder ha visto desde que arribase a Francia hace ya algunas horas, le ha sorprendido gratamente. Cada paso muy bien medido y calculado, poco lugar a ingratas sorpresas y claro, nada lejos del lujo al que el vampiro se ha acostumbrado. Sí, Eirin MacGreine, la Hiperboréana, movió sus influencias consiguiendo aquel lugar tan obvio que no sería sospechoso. Por su parte, no sólo consiguió una coartada perfecta, sino que también hizo correr como el silencioso murmullo de las aguas, la noticia de su llegada a un consejo extraordinario de guerra. La sonrisa de satisfacción se ensancha, al igual que aquella hinchazón en el pecho llamado orgullo. Incluso la decoración del palacio demuestra cuánta dedicación hay en aquello.

Al llegar al salón principal el vampiro se limita decir una sola frase: - Eirin, tus ancestros están tanto más orgullos como yo estoy de ti. Aquél que dude tu liderazgo, desconoce cuánto eres capaz de conseguir…- más sinceras no pueden ser las palabras del hombre, uno que rara vez habla y que pocas veces tiene un atisbo de humanidad como éste, pero los logros de la mujer se han ganado elogios y ella un descanso, aunque por el momento no se lo puede otorgar. Con solemnidad rodeando la mesa, graba cada detalle mientras asiente, antes de tomar por la barbilla la humana y verla fijamente a los ojos, una leal servidora como pocas en la ciudad. Los ojos azules se tornan fraternales antes de depositar un beso en la frente de ella. - Ve. Anuncia que Sanat Kumara tomará su lugar.



Primer Consejo de Guerra
Treinta minutos más tarde


Poco a poco las sillas descubiertas fueron ocupadas por los convocados, miradas cómplices cargadas de preocupación cruzaban la habitación. Nadie hablaba, esperaban la voz de su líder y sopesaban la gravedad de la situación. La guerra era inminente… Agharta perdería su anonimato a cambio de ver la caída del Sumo Pontífice, aunque muchos podrán dudar de la cordura de su líder. En la cabecera se encontraba sentado él, con mirada ausente y un pequeño mapa del Vaticano, uno que meses atrás le hiciese llegar Jaden. A su derecha aún en la cabecera, una silla vacía, cubierta con un velo negro, a su izquierda sentada, Eirin quien había asumido como Hiperboréana y en parte suplido a Taris en los sutiles detalles, como el velo que cubría algunas sillas, las de muertos y desaparecidos. Apoyado junto a él, un bastón finamente tallado, un símbolo de su posición de líder en ausencia de un cetro.

- Se da inicio al primer consejo del presente siglo. - su voz áspera resonó en el salón ante un sepulcral silencio - El más doloroso de toda la historia de Agharta, aunque aquél del que más esperamos aprender - expresó más como una recriminación personal que otra cosa, cuánto hacía falta la Shamballah, ella daba las palabras de aliento y las condolencias - Todos han perdido a algún ser cercano... - no lograba expresar correctamente aquellas palabras, menos aún incluirse entre quienes han sufrido alguna perdida - Este consejo es honor en ellos, para que su lucha no se pierda, pues ellos han muerto en pos de un mismo fin, proteger nuestra amada Agharta - Algunos murmullos e incluso algunas lágrimas silenciosas entre los presentes pero el líder se enfocó en su propio dolor “Nuestra mi Taris, nuestra Agharta …. Donde sea que estés amada”

Buscó la mirada de su amada como solía hacer en situaciones difíciles, buscando consejo, miró a su derecha, pero la realidad le golpeó aún más que antes, el velo negro en lugar de su consorte, adornado simplemente por un prendedor con el símbolo de la antigua Atlántida que ella usase desde el momento en que se convirtió en sacerdotisa. Los detalles que la mujer a su izquierda preparó para el consejo estaban cargados de significados. Ahogó un suspiro antes de regresar a los presentes.

- Guerra, la Inquisición nos está pisando los talones, aquéllo significa guerra - nuevamente miradas inquietas que él acalló con una recriminatoria orden mental - Necesito oírles, conocer todo lo que está ocurriendo, aquello que estáis haciendo para evitarla - Sólo si los informes eran convincentes él pondría freno a las embarcaciones que estaban en alta mar, atentas para un intempestiva invasión al Vaticano. No, no era un hombre de palabras, pero sí de acciones, aunque fuesen radicales.


Daimon Devoire
Vástago Gentry
Vástago Gentry

Fecha de inscripción : 29/09/2012
Mensajes : 13
Puntos : 3

Volver arriba Ir abajo

Re: Daimon Devoire [Matusalén de Alejandría] [APROBADO]

Mensaje por Litterae Renascentes el Dom Sep 30, 2012 10:28 pm

BIENVENIDO
AHORA CONFIRMA LOS REGISTROS DE NOMBRE, APELLIDO Y AVATAR,
SÓLO ENTONCES PODRÁS REALIZAR LA HOJA DE PERSONAJE.
ENHORABUENA

Litterae Renascentes
Administrador
Administrador

Fecha de inscripción : 04/09/2012
Mensajes : 284
Puntos : 89

Volver arriba Ir abajo

Re: Daimon Devoire [Matusalén de Alejandría] [APROBADO]

Mensaje por Contenido patrocinado Hoy a las 4:07 pm


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.